Área de Podología:

— Revisión podológica.

Se aconseja realizar un revisión anual de los pies independientemente de la edad y aunque no haya ninguna molestia. Esto nos confirmará que no existe ningún problema y nos permitirá aclarar dudas que se tengan sobre el cuidado de los pies, como cuál es el calzado más adecuado o cualquier otra cuestión que se pueda presentar.

— Estudio específico para deportistas.

En el caso de los deportistas ocasionales o profesionales que deseen información sobre su tipo de pisada, sobrecarga, estudio de la marcha, dismetría o una exploración biomecánica; ponemos a su disposición el equipo de podología y fisioterapia. Realizando un correcto estudio de la marcha podemos prevenir la aparición de lesiones musculares y osteoarticulares como los esguinces de repetición, metatarsalgias, fascitis plantares, espolones calcáneos, tendinitis, sobrecargas musculares, condropatías, basculaciones pélvicas, etc.

— Diagnóstico, revisión y tratamiento de pié diabético.

El pie del enfermo de diabetes, es más susceptible de padecer determinadas lesiones. Por tanto es preciso prestarles una atención especial. El especialista puede aconsejar para evitar las lesiones además de proporcionar un tratamiento adecuado para la recuperación una vez sufridas.

— Artritis.

La artritis es una enfermedad autoinmune que produce la inflamación crónica de las articulaciones, el desgaste del cartílago y finalmente la erosión del propio hueso y articulación. Aunque este proceso puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pies y manos son los más afectados. Además del tratamiento con fármacos, las medidas ortopédicas correctivas y el ejercicio terapéutico pueden ser buenos aliados en la curación.

— Afectación de uñas.

Los problemas que pueden afectar a las uñas de manos y pies no son exclusivamente estéticos, y deben ser estudiados y tratados por un especialista. Deformaciones de las uñas, hongos, roturas, uña encarnada… cualquier anomalía puede representar un problema, aunque a veces la solución sea sencilla e inmediata.

— Órtesis de silicona.

Realizadas en un polímero elástico y resistente, se usan para la protección de dedos, alinear dedos en garra o juanetes. Este tipo de tratamiento permite afrontar y solucionar problemas concretos, así como paliar dolores provocados por el roce con el calzado.

— Inflamación de fascia plantar (fascitis).

El síntoma principal es dolor plantar en el talón o en la zona media de la planta del pie, que no suele deberse a un traumatismo concreto, sino a microtraumatismos repetitivos por el trabajo habitual o el deporte. El dolor se siente normalmente en la base antero-medial del talón, y suele intensificarse por las mañanas por la rigidez que se presenta durante la noche, y al realizar ejercicios que demanden de un aumento mayor de la carga sobre la zona.

— Papilomas.

Producidos por un virus, son infecciones de piel que asemejan a las verrugas. Son muy dolorosos, y dan la sensación al paciente de tener algo clavado en el pie. De superficie rugosa y redondeada, son más dolorosas al pellizco que a la presión. Pueden duplicar su tamaño en un mes, por lo que el tratamiento debe iniciarse cuanto antes.